Buscar este blog

Cargando...

Entrevista por RNV, La Derecha Oposicionista

jueves, 12 de enero de 2012



Papel de trabajo desmontando el discurso populista neoliberal de la MUD

EDUCACION

Pedro Patiño
Red Bolivariana

Esta serie de papeles de trabajo que desde hoy estaré enviando a la web, es con el propósito de alimentar el debate crítico sobre 4 aspectos estructurales que definen a un estado democrático. A su vez servirá para desmontar el discurso populista, de ideología neoliberal de la reacción agrupada en la MUD. Educación, Salud, Seguridad Ciudadana, Economía. Hemos dejado de ultimo el factor económico que engloba al trabajo y a la industrialización, requisito indispensable para fomentar el desarrollo del país. Esperemos sea un aporte para el debate de ideas y la consecuencia de la búsqueda del Socialismo Siglo XXI.

En el análisis de las variables estructurales o coyunturales que aumentan las desigualdades sociales, se debe tomar con mucho énfasis el papel de la educación. La educación debe ser un instrumento de liberación, que se enfrente a cualquier forma de opresión. En Venezuela nos enfrentamos desde hace décadas con la agenda internacional perpetrada a través del sistema neoliberal de privatización de la educación pública. Pero esta forma de ver la educación no es más que una expresión más del sistema capitalista del cual Venezuela aun forma parte. Los valores sociales son reinvertidos por este sistema. Los niños y niñas son inmersos en el sistema educativo de mercado. El individualismo, el “tener” antes que el “ser”, la competencia exacerbada, el pasar de “sujeto” a “objeto”, convertir al colegio o escuela en una “fábrica de objetos”, donde la productividad, la eficiencia y beneficios son valorados de igual manera como en una industria. Todo esto arrebata el propósito educativo del ser humano y, lo convierte en un autómata directo al mercado liberal.

El sistema educativo venezolano se rige por leyes del mercado económico, no escapamos de ese metabolismo perverso de la globalización y de su ideología principal que es el neoliberalismo. La calidad en este tipo de mercado educativo es una simple caricatura. Los jóvenes son educados para satisfacer una demanda de los mercados laborales y estos a su vez a las fábricas existentes. Es decir el “Sistema Educativo” sea este público o privado subsidia al sistema neoliberal de la economía de mercado. Los más avanzados logran colarse a los mejores puestos, mientras los menos aventajados tienen que sufrir la discriminación y el relego a puestos inferiores, contribuyendo esto al apartheid, y a la discriminación laboral.
Solo quienes son vistos por la economía neoliberal como eficientes en términos de rentabilidad y productividad podrán escalar posiciones en la pirámide económica. Dejando atrás a quienes por circunstancias exógenas y endógenas especiales no lograron cubrir la especialización o terminar una escolaridad. Estas aberraciones no se pueden repetir o aparecer en un sistema democrático socialista. Una especie de “Darwinismo Social” se apropia de nuestro sistema educativo. “Solo los aptos pueden cumplir con la tarea o propósito de ser los baluartes en el desarrollo del país”. Dejando a los demás las tareas elementales y hasta esclavizantés de oficios rutinarios.

Es duro decirlo, pero ese es nuestro sistema educativo, e inclusive, es el sistema que la reacción desea continuar para ampliar más la brecha entre clases altas, medias y bajas. La reacción (MUD) desea que los pobres sean aceptados en el sistema educativo, solo para mediciones estadísticas, es como aceptar la nacionalización de la pobreza o la normalización de la explotación. Debemos comprender que todos los entuertos provenientes del sistema educativo es por falta de políticas estratégicas y eficientes por parte de los entes involucrados, de esto no escapa el estado, magisterios y sindicatos. La política debe ser el centro de los cambios estructurales en la educación. La reacción con un lenguaje populista refiere que la educación no debe “politizarse”, esta condición es típica de agentes neoliberales, que como todos sabemos reciben órdenes de instituciones transnacionales que conviene no tener un pueblo políticamente despierto, exigiendo mejoras y derechos soberanos.
En el país el sistema político denominado cuarta república comprendido desde (1830-1998) y, sobre todo en su etapa puntofijista resolvió imitar algunas reformas educativas guiadas más bien por razones meramente formales y no estructurales. De hecho el sistema de escuelas técnicas fue abolido, igual que el sistema normalista de educación. Este último formaba maestros y maestras que con ética y vocación enseñaban en las escuelas públicas a los futuros profesionales de la nación. La onda expansiva de la globalización dio al traste con la eficiencia de este sistema, y contribuyo a la aparición de instituciones privadas. En este punto debemos de indicar el silencio rotundo de las instituciones educativas religiosas y de la conferencia episcopal venezolana ante la ola de la globalización educativa.
Profesores que enseñaban en instituciones públicas, “mataban tigres” en colegios privados, para redondearse un sueldo mejor. El problema venezolano no es tanto la fabricación de escuelas como mientan los candidatos de la MUD, sino, la creación de una legión numerosa de educadores, maestros(as) y profesores(as) que colmen el sistema de educación de sabiduría, ética y valores sociales.

El nuevo sistema educativo que emergerá en algunos años en el país, debe sobre todo valorar el trabajo de los maestros(as) y profesores(as). La única condición material es a través de su salario, como todos sabemos esta rama profesional es la peor pagada del espectro laboral. Un profesional que pasa 8 horas o más con nuestros hijos, tiene que tener un salario acorde con tan valiosa labor. El educador transmite ideas, ideologiza, forma valores como la ética, la disciplina, la convivencia en grupos, enseña lo importante de vivir en comunidad, esto no tiene precio, por ello, el salario del educador debe ser sino el más alto, uno de los mejores. Una sociedad democrática debe empezar a dar su justo valor a los educadores. La Agenda Neoliberal impuesta por las instituciones como el Banco Mundial (BM), Fondo Monetario Internacional(FMI) entre otras, se inmiscuyeron en los sistemas educativos latinoamericanos, y nuestro país no escapó de esa realidad. La Revolución Bolivariana ha tratado de realizar algunos cambios funcionales o reformas educativas, pero aun el compromiso con los más desposeídos está vigente. Las misiones educativas han sido un avance en número de egresados de instituciones a nivel superior, pero aún existe un desbalance entre el número que emerge de esas misiones con un título, y la cantidad de profesionales que requiere el aparato productivo. La Revolución (Mision) del Saber y Trabajo no solo debe contemplar a los inscritos en la misma, sino a los ya graduados en las diferentes ramas técnicas, sociales y de ciencias, son muchos los estudiantes que sufren de la llamada “Enfermedad del Diploma”, que refiere que la cantidad de egresados es mucho mayor a los requeridos en las industrias y, su fin inmediato es el desempleo.
Hay que desmontar al discurso de la derecha encajada en la MUD. El trato que la reacción quiere darle al tema educativo contempla la activación del mecanismo globalizador neoliberal de la privatización. Es falso que ellos quieren más y mejor educación para el pueblo, la contradicción está allí, el pueblo es la principal víctima de la economía de mercado neoliberal, por una parte te educa y por la otra te exprime, y eso no lo quiere el pueblo soberano.

El tema educativo es amplio e interesante, es propicio decir que la política debe ser la herramienta principal del cambio, una educación con visión política, hace a un individuo social político, y este no será presa fácil de ninguna oferta engañosa. La educación debe ir de la mano con la cultura, debe ampliar los conocimientos formales, prácticos, autodidactas, tecnológicos. Recordemos lo dicho por el insigne maestro brasileño Paulo Freire: “ Debemos ir en búsqueda de la utopía educativa.. Nueva educación, Nueva sociedad, para un Hombre nuevo”….
Saludos Cordiales; RAS, SXXI
pedro2.patino@gmail.com



1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente¡¡¡