Buscar este blog

Cargando...

Entrevista por RNV, La Derecha Oposicionista

lunes, 28 de octubre de 2013


Republica Popular China y el Capitalismo SXXI; ¿Venezuela hacia donde vamos?

 

Por: Pedro Patiño

Red Bolivariana

 

“El método de estudiar las ciencias sociales exclusivamente en los

libros es peligroso en grado sumo. Por supuesto que debemos es-

tudiar libros de marxismo, pero ese estudio debe integrarse en las

condiciones reales de nuestro país. Necesitamos los libros pero

debemos superar la tendencia a rendirles culto, lo que significaría un divorcio de la situación real”. MAO ZEDONG

(Oponerse al culto a los libros. 1930)

 

Estas palabras del gran líder de la Revolución China, están bastante buenas, para aplicársela a muchos “Marxologos” y Dogmáticos que pululan por allí….

 

Pero vayamos al grano. Estará la China “Comunista” desarrollando un modelo, el cual los economistas llaman, el nuevo capitalismo o Capitalismo del Siglo XXI? O simplemente es el Socialismo a la China?, o Socialismo de Mercado? o Socialismo Liberal?.

 

Deng Xiaopin, Líder reformista chino, causante de los grandes cambios económicos en la China decía: “No importa el color del gato, lo importante es que cace ratones”. Una frase que posteriormente inspiró las transformaciones aperturistas de ese país, y que hoy hacen de la República Popular China una de las grandes locomotoras de la economía mundial”

 

El camarada Deng Xiaoping tambien señaló, con mayor claridad aún, que:  “Economía planificada no es sinónimo de socialismo, pues en el capitalismo también existe planificación, y que economía de mercado tampoco es sinónimo de capitalismo, ya que en el socialismo también existe mercado. Tanto la planificación como el mercado no son más que mecanismos económicos. El que haya un poco más de planificación o un poco más de mercado no es lo que distingue esencialmente al socialismo del capitalismo."

 

Estas palabras definen por si sola lo que acontece hoy en día a la Revolución China post Mao. Los líderes Chinos estuvieron desde sus comienzos muy claros hacia donde había que enfocar y dirigir la Revolución. Ellos no podían quedarse como; “Campeones en exportar Materia Prima, sino que era prioritario industrializar el sector primario”. Para ellos este paso era fundamental.

 

El triunfo de la Revolución por allá en 1949 se encontró con una China depauperada y con una pobreza que abarcaba a unos 250 millones de habitantes. Después de algunos fracasos, a finales de la década del 70, se logró reinventar y reconducir de manos de Deng Xiaoping una verdadera transformación económica, reduciendo la pobreza en apenas 30 años( 1978-2008) quedando esta en unos 15 millones de pobres, muchos de ellos persisten hoy en día en lugares remotos y de no fácil acceso. Este milagro ocurrió de la mano de Deng Xiaoping y de quienes lo rodearon.

 

Xiaoping utilizó un pragmatismo revolucionario para lograr ese cambio y esa transformación. No solo a nivel económico, sino a nivel educativo, de infraestructura, financiero, elevando el bienestar y la calidad de vida de miles de millones de sus compatriotas.

 

Para comprender mejor la situación en China y cómo fueron sus avances y reformas, vamos a tomar algunas consideraciones de un estudio del profesor mexicano Esteban Zottele, representante de la Universidad Veracruzana (México) en China y  que tiene diez años viviendo en ese país.

 

Para Zottele existen dos importantes acciones que lograron un cambio de mentalidad en el pueblo Chino:

 

a) Tomar el pragmatismo de la filosofía tradicional china y, junto con conceptos de la filosofía marxista, partir de la realidad para generar reformas y cambios basados en una construcción moderna, pero generados en una unidad histórica.

 

b) Tomar la idea del ateísmo de la filosofía tradicional china junto con la idea del país en paz, unirlas a conceptos marxistas y combinar su epistemología

 

Según el reporte del 15 Congreso Nacional del Partido Comunista de China, efectuado en Beijing en 1997:

“la principal contradicción en la primera etapa del socialismo es la contradicción entre la forma de producción histórica-social y la creciente demanda material y cultural de la gente que se ejecutará durante todo el proceso de la etapa primaria del socialismo y de todos los aspectos de la vida social”.

El proceso de reformas que comienza en 1978 –cuya aplicación genera un crecimiento sostenido del PIB– tiene como lineamientos estratégicos la participación social, la descentralización y el reconocimiento del papel clave que desempeñan la ciencia y la tecnología en el desarrollo económico del país.

A partir de 1978 y bajo el lema de “El socialismo no puede aceptar la pobreza”, Deng Xiaoping generó una serie de reformas que, apuntando al desarrollo y a la mejora en la calidad de vida de toda la población, incluían la vuelta a la propiedad privada y la apertura al exterior, con el consecuente crecimiento económico del país. La teoría de Deng Xiaoping es la teoría marxista aplicada a la cultura china, con la idea central del desarrollo como resultado. Deng Xiaoping comprendió que una economía planificada pone límites al desarrollo de las fuerzas productivas. Si se combina una economía planificada con una economía de mercado, se está en una mejor posición para liberar las fuerzas productivas y acelerar el crecimiento económico.

Para ello generó un sistema basado en cuatro modernizaciones:

Agricultura, Industria, Ciencia y Defensa. El sistema contenía políticas de apertura y cambio, como la introducción de la propiedad privada empresarial y la descolectivización de la propiedad y del trabajo de la tierra. El planteamiento fue, básicamente, realizar reformas para mejorar el sistema anterior y para generar crecimiento económico, con base en la estabilidad política y social.

 

Entre estas reformas figuran algunas de singular importancia:

• Creación de Zonas Económicas Especiales (ZEE) y fomento de la inversión.

• Llevó adelante la apertura de más de 10 ciudades portuarias de la costa y creó los corredores económicos abiertos del litoral. Con ello se impulsó la apertura de todo el país y se logró un sorprendente y alto nivel de desarrollo.

• La apertura del país al ingreso de capital extranjero y la creación de zonas francas, en áreas costeras orientadas a favorecer la radicación de grandes empresas.

• La “flexibilización” de la legislación laboral en beneficio de estas empresas.

• Apertura al exterior.

La necesidad de ampliar el comercio exterior, la urgencia de las inversiones extranjeras necesarias para fomentar el crecimiento, y el requerimiento de transferencia tecnológica como uno de los elementos fundamentales para lograr el desarrollo, fueron factores que determinaron la apertura al exterior, misma que, como todo el proceso de reformas, se realizó de manera paulatina y equilibrada. China se expuso a las corrientes internacionales de intercambio confiando en las ventajas competitivas con que contaba la industria nacional: disponibilidad casi ilimitada de materias primas e insumos básicos y cercanía de sus provincias costeras a algunas de las economías asiáticas más dinámicas como Corea, Japón, Hong Kong y Taiwán.

• Bajo perfil internacional. En materia de política internacional, Deng Xiaoping difiere de las políticas maoístas, cuyo resultado fue el rompimiento de relaciones diplomáticas con varios países. Con Deng al frente, China reanudó muchas de esas relaciones, incluida la de Estados Unidos, mostrándose, ante todo, como un país no belicoso y con una diplomacia de bajo perfil.

 

• Seguridad y paz interior.

El crecimiento y desarrollo económico de un país suelen ser factores fundamentales en la pacificación al interior, sobre todo cuando a ello se suman mejoras en la educación y políticas específicas. Además de ello, para el gobierno chino ha sido una prioridad dotar al país de fuerzas de seguridad capaces de confrontar situaciones extremas y mantener la paz interior y, asimismo, desarrollar fuertemente la seguridad internacional.

Este proceso se puede dividir en cuatro periodos:

1) 1978-1985. Crecimiento económico. Cambios en el sistema de operación de la agricultura.

2) 1986-1993. Reducción de la pobreza. Política apuntada al desarrollo.

3) 1994-2000. Profundización de las políticas y mayor apertura.

4) 2001-2010. Programas orientados a la reducción de la pobreza rural.

China no cometió el error de tratar de sustituir importaciones para impulsar su desarrollo, ni concibió que se pudiera lograr la transformación estructural de su economía mediante exportación de productos primarios o de bajo contenido tecnológico. Esa es una situación que se repite en Iberoamérica y Europa Oriental, y de ahí el fracaso de sus proyectos para convertirse en economías desarrolladas.

En estos años de desarrollo se aplicó en China una estrategia cambiaria en donde subvaluó su moneda con respecto al dólar, misma que ha sido fundamental en el mantenimiento de bajos costos a nivel internacional. Y si bien es cierto que en los últimos años esa situación comienza a cambiar debido a la presión internacional, ahora China esta fortalecida de manera estructural y muchos de sus productos poseen alta tecnología aplicada.

En China hay un poder que controla todos los resortes del estado. No existe ahí la clásica división de Montesquieu; es un poder que viene incrementándose con notable éxito, que equilibra el monopolio político con la economía de mercado, abriéndose al mundo sin perder su esencia de profundo nacionalismo económico.

Políticas y reformas.

En búsqueda de la distribución igualitaria Entre algunas de las medidas que se aplican y se aplicarán para la reducción de la brecha se encuentran:

a)Restringir y castigar las especulaciones relacionadas con productos o bienes de primera necesidad, como alimentos o vivienda.

b) Se está analizando la posibilidad de igualar salarios por unidad laboral.

c) Políticas de mayor impuesto porcentual por mayor ingreso. En algunas ciudades se ha fijado un salario mínimo.

d) Implementación de nuevos proyectos de reducción de la pobreza.

e) Implementación de proyectos de empleo y de reempleo.

h) Construcción de un sistema de seguridad social.

Mao Zedong fue el líder que condujo a China a la aplicación de un sistema marxista, pero fue Deng Xiaoping el que aplicó las reformas que aceleraron el crecimiento económico y el desarrollo del país. Una de las grandes coincidencias entre ambos dirigentes fue la concepción de que “la teoría no debe estar separada de la práctica”.

El Partido Comunista de China aplicó dichas reformas a partir de 1978, con base en el socialismo de mercado. Esa idea -lanzada por su líder Deng Xiaoping y consistente en aplicar el socialismo con características chinas- tuvo, entre otros resultados positivos, una reducción sustancial de la pobreza.

He aquí un pequeño análisis de como China ha logrado realizar el milagro que por ahora ningún país en vías de desarrollo lo ha logrado. Ni Brasil, Argentina, Chile, México o Venezuela, por hablar de Latinoamérica.

El mismo Profesor Zotelle profundiza un poco y crea una suerte de diagrama de flujo donde expone lo siguiente:

Filosofía Marxista/Socialismo de Mercado/Filosofía Tradicional China

Filosofía Marxista aplica el Materialismo Dialectico (interpreta los procesos históricos).

Para Zotelle, existen aspectos importantes de la Reforma. Tales como: Reforma Sector Agrícola, Inversión en Ciencia y Tecnología, Educación, Apertura Económica, Crecimiento Económico, Desarrollo Económico, Control Demográfico, Sistema Moderno de Salud, Industrialización, sin estas políticas de estado hubiese sido imposible conseguir mejorar la calidad de vida, aumentar el consumo, crear la armonización de la sociedad y por ende disminución progresiva de la pobreza.

Para muchos analistas de derecha e izquierda, etc. En China existe un sistema hibrido. Los chinos lo llaman “Socialismo de Mercado”, lo definen como: “Desarrollo de las Fuerzas Productivas en una sociedad socialista, acercando algunos motores capitalistas útiles”

Para otros, en China existe un Capitalismo Salvaje. Algunos Marxologos y Dogmáticos creen que el Socialismo Chino se desvirtuó. Al alejarse del Marxismo, y “venderse” a los burócratas y dueños de empresas.

Lo único cierto hasta ahora, es que China está desplazando a los EEUU de su pedestal como potencia económica. Es cierto que aún existe pobreza en China, y que ellos allá, tienen un problema de desigualdad. El índice de Gini está alrededor de 0,47. Los chinos piensan que muy pronto podrán superar esos inconvenientes. Los presidentes recientes como Jiam Zemin, Hu Jintao y el reciente electo Xi Jimping también llevan en la sangre el pragmatismo de Deng Xiaoping. Para finalizar con el tema chino, y tocar levemente el caso Venezuela, referimos lo que dijo Deng Xiaoping en Noviembre de 1979.

“No es correcto considerar que la economía de mercado existe sólo en

una sociedad capitalista y que sólo hay un mercado económico ca-

pitalista. ¿Por qué el socialismo no puede desarrollar una economía

de mercado? Esto no es capitalismo, nosotros desarrollamos un sis-

tema económico, con economía planificada dominante y economía

de mercado como suplemento, pero esto es socialismo de mercado”

 

¿Venezuela hacia dónde va?. Nosotros estamos recibiendo ayuda financiera de la China Socialista-Capitalista, también tenemos transferencia de tecnología de allá para acá. Nuestro Presidente Nicolás Maduro no hace mucho visito al gigante asiático. También el Vicepresidente Arreaza hizo lo suyo en una visita reciente.

Así como Mao realizo una Revolución Política, también el padre del Chavismo, Presidente Hugo Chávez sentó las bases de una transformación política a fondo. Deng Xiaoping vino después de Mao, y realizo una Revolución Económica. Sera Nicolás Maduro el Xiaoping de Venezuela?, y en su mandato realizaremos una “Revolución Económica” con signos híbridos ( Socialismo con Capitalismo), como muy bien lo dice en términos económicos figurado nuestra CRBV.

Lo cierto que China es un socio importante hoy por hoy para Venezuela. Aunque debemos saber que vamos a ver muchos chinos de ahora en adelante en muchas áreas del país. China es un magnifico prestamista, con el único inconveniente -si lo es- Es que te presta pero debes comprarle a ellos casi exclusivamente. Así actúan los grandes centros de poder económicos. Los EEUU lo hacían, porque no los chinos.

Venezuela está en la hora de las definiciones. ¿Hacia dónde vamos?. Hacia un “Socialismo Bolivariano Liberal”, es decir: “Un sistema donde se mantenga la soberanía del consumidor y el mercado libre con el fin de resolver en forma descentralizada los problemas básicos de producción y distribución de la producción”. Como puede observarse, el socialismo liberal es un sistema hibrido que combina las libertades económicas esenciales del capitalismo con una buena dosis de planificación económica. La posesión pública de los medios de producción de mayor importancia en el proceso productivo pretende asegurar una mejor distribución en la riqueza nacional.

Allí les dejo eso..¡¡

Saludos Cordiales

venezuelaeconomicaypolitica.wordpress.com

 

 

1 comentario:

PABLO MIERES dijo...

http://www.tictv.com.ve/index.php/grupo-santoro/item/16327-jose-luis-santoro-y-grupo-empresarial-santoro-impulsaran-inversiones-en-aragua